Sin categoría

El papel de la timidez en la creatividad: tú no vales para el marketing

timidez y creatividad marketing

Siempre he escuchado juicios de valor acerca de la timidez. Por lo general, las opiniones más extendidas sobre cómo esta afecta al desarrollo de la creatividad, han ido en contra de la mía propia. «Las personas tímidas no son creativas«, «siendo tímido no sabes relacionarte», «alguien de marketing ante todo no debe ser tímido». El decidirme a escribir sobre esto no viene sino de vuestros mensajes. Últimamente, entre las consultas que hacéis tras leer el post sobre ¿Por qué estudiar marketing?, destacan estas preguntas acerca de la creatividad y la timidez como características que pueden afectar a vuestro desarrollo a lo largo de la carrera.

Creo que hay tipos y tipos de timidez, como en todo.Pero la típica, la que estamos todos pensando, la de la amiga que siempre se queda callada cuando conocéis a alguien nuevo, la de la vergüenza tonta al pedir una talla a una dependienta en el Zara, la que no mira mucho a los ojos; de esa no hay por qué preocuparse. Y de esa vamos a hablar.

Empecemos por el principio. Soy una persona tímida. Mucho. Los que me conocen lo saben. Quizá por eso mi punto de vista está en el otro lado, en el que entiende la posición del timidillo y nunca soltaría una de las frases de ahí arriba sin prestar un poco más de atención.

Ah, sí, también me considero una persona creativa. Me gusta crear, inventar, innovar, en todos los aspectos de mi vida. Desde pequeña. He hecho tantas actividades extraescolares como días tiene la semana. No sabía (ni sé) estarme quieta. A veces me paso. Si mis padres no me hubieran controlado (gracias), habría empezado a invertir en bolsa aún cuando mi paga mensual no pasaba de los 5 euros. Pero todo a su tiempo.

Y sigo tal y como era con mi paga de 5 euros, creo que mi vida sería muy aburrida si no me pasase los días intentando transmitir esenosequéquellevodentro. Bien aquí, bien en mi trabajo, bien tirada en la cama en una tarde aburrida (sí, hoy es una de esas). Pero sigo siendo una persona tímida. Si me conoces, te costará mantener una conversación larga conmigo el primer día. Si me conoces, probablemente tu primera impresión de mí sea la de una persona borde, seca, arisca, inserteadjetivoaquí. Pero si me conoces, y consigues que me abra, todo será diferente. La timidez desaparece.

Ser una persona tímida no te abstiene de ser creativa. No hay incompatibilidades. Es cierto que quizá, haya personas tímidas que, por temor al qué dirán, vean limitada su capacidad de mostrar su creatividad. Ese es el punto que debe tratarse. El cómo la timidez puede afectar a la hora de transmitir la creatividad. Si este punto se trabaja (y puedes trabajarlo), no hay mayor problema.

La clave de todo esto está en dejarse llevar. Puedes transmitir timidez cuando conoces a alguien. Pero, ¿qué me dices cuando coges confianza? ¡Si eres de los míos, cuando te conocen descubren una loca suelta detrás de la barrera! Pues lo mismo con la creatividad. No temas mostrarla. Vale que es más fácil decirlo que hacerlo, pero es que no tienes nada que perder. Y en cuanto veas que sí, que eres creativo, te costará menos y menos.

Vale, el párrafo de arriba suena a discurso motivador sin chicha alguna y cero aplicable. Pero es que es así. Es que el temor a fallar no puede ser el dueño de nada. Es que timidez y creatividad no tienen que estar relacionados. Ni timidez con valentía. Ni timidez con arriesgar. Ni timidez con ningún otro adejtivo que te de la gana añadir.

Arriésgate. Todos fallamos. Todos nos hemos sentido tímidos en alguna ocasión. Todos hemos tenido miedo a que nuestras ideas sean rechazadas. Pero todos podemos hacer lo que queramos. Y si alguien decide que algo que haces no es creativo, no dejes que tu timidez te lleve a rechazar tu talento, sigue luchando.+

Y sé tímido si así eres. No es un rasgo malo, solo un rasgo más. Con el paso de los años verás que tu timidez te hace una persona más selectiva, más decidida, más analizadora. Lo creas o no, yo he pasado a verlo como una ventaja.

Y no dejes que te digan que por ser tímido no eres creativo. Nunca.

Y si quieres que tu pasión sea el marketing, ya lo es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *