PublicidadSin categoría

Handmade effect o cómo percibimos amor en los productos

handmade efecto hecho a mano amor percibido

Es cierto, no puedes negarlo, los productos «hechos a mano» nos han invadido.

Parece mentira que tal y como está avanzando la sociedad, con la tecnología presente en todas partes, con nuestras manos ocupadas durante todo el día por smartphones, tablets y portátiles, todavía existan productos que continúen ya no fabricándose, sino promocionándose como «hechos a mano». ¿Nos atraen este tipo de productos? ¿Qué nos inspiran? ¿Realmente es un modo eficaz de comunicación?

Te preguntarás qué hago yo ahora hablando de esto. Es cierto que no os tengo acostumbrados a este tipo de contenidos, pero a veces me gusta salir un poco de la rutina del marketing digital e indagar en otros ámbitos, y por qué no, compartirlo con vosotros. La curiosidad por este tema surge a raíz de un trabajo que he estado desarrollando durante las navidades para mi máster y de la lectura de un artículo de investigación publicado en el Journal of Marketing que trata precisamente este tema: el posible efecto de la comunicación del modo de producción sobre el atractivo de los productos y la participación del amor como mediador de dicho efecto.

Pero hablemos de amor, suena extraño al principio, ¿no? Pero si nos paramos a pensar un poco, el posible efecto del amor sobre los productos hechos a mano parece cobrar sentido. Los consumidores, cuando vemos un producto anunciado como hecho a mano, experimentamos sensaciones diferentes que cuando este modo de producción no se nos comunica. Pero ¿por qué? Intentemos definir el amor, tal y como hace el artículo, en dos partes diferenciadas:

  • El amor en el proceso de producción. Cabría pensar que los productos artesanales, los productos handmade, llevan un sentimiento de amor asociado al proceso de producción, y existe una conexión emocional entre su productor y el propio producto. (Como cuando montamos un mueble de IKEA, no sé si será amor, pero conectamos acabamos, eso fijo 😉 ). Podríamos definirlo como «hecho con amor».
  • El amor incrustado en el producto. Este es más subjetivo, y sería ese amor que percibimos que está contenido en el producto, bien psícica o físicamente, pero creemos que ahí está de algún modo. (Como esas camisetas utilizadas por un jugador que jamás vuelves a lavar o cualquier objeto que un cantante lanza en un concierto). Si os parece podemos decir que estos productos «contienen amor».

La cuestión por tanto es ver si verdaderamente existe este handmade effect y el papel que juega el amor percibido por el consumidor en el producto en todo este proceso. Puedo contaros que sí, de acuerdo con una serie de experimentos realizados para este artículo con una muestra de consumidores de 4 países diferentes, el efecto existe, y además el amor percibido en estos productos explica gran parte del mismo.

Yo personalmente sí creo en el efecto handmade, es más, creo que yo misma lo experimento, y aún más cuando yo me convierto en la «artesana» que está produciendo este tipo de productos. (Pero eso es algo que os contaré en otro momento 🙂 ).

Pero me interesa escucharte, ¡ahora te toca a ti! ¿Crees que existe este efecto? ¿Crees que puede tener otras explicaciones? ¡Soy toda oídos!

(Ah, por si te interesa conocer en profundidad el tema, te dejo la referencia del artículo:  Christoph Fuchs, Martin Schreier, and Stijn M.J. van Osselaer (2015) The Handmade Effect: What’s Love Got to Do with It?. Journal of Marketing: March 2015, Vol. 79, No. 2, pp. 98-110.

Un comentario en “Handmade effect o cómo percibimos amor en los productos

  1. En el neuromarketing, uno de los temas que más me llama la atención por ahora, dicen que por más que haya una sublimación de los sentidos con la tecnología, el cerebro reptil, nuestro lado más básico (animal), siempre gana… s i e m p r e. Sea en las decisiones de un proyecto de vida, una pareja, un proyecto, no tenemos ni IDEA de porqué hacemos lo que hacemos, sólo pretendemos maquillar todo desde lo emocional y racional.

    Pero porqué digo esto? Bueno, si el cerebro animal es el de la supremacía, entonces el poder agarrar algo, lo tangible, y lo que me demuestra que hubo una mano humana involucrada totalmente en su elaboración, considero que me hace sentir cercano, ya que de manera no consciente me hace ver que es más natural, mas ‘mío’ por no dar la impresión de ser artificial. Y mucho más si noto las hermosas imperfecciones en su diseño. Y claro, si a eso le sumamos que al ego le encanta creer que lo que tiene es exclusivo, único y original, lo hecho a mano le satisface así sea por una temporada, ya que se supone que no hay otra pieza igual si son hechas a mano.

    O dejémoslo en que ese producto me acerca a él porque se muestra cálido (para que lo emocional satisfaga a mi mente. 😉 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *